Fundación TAU

SE NOS MARCHÓ ESPERANZA.

El pasado jueves nos dejó Esperanza Durán, persona apoyada por la Fundación desde hace años. Siempre quedará en nuestra memoria su carácter vital, alegre y afectuoso.

Deja su testigo a su hija Raquel, también apoyada por TAU, a la que siempre facilitamos los encuentros periódicos que tenían.

Agradecemos desde aquí a la Residencia Habitare, en Castilleja de la Cuesta, por el cariño y entrega que siempre dispensó a Esperanza.

Descansa en paz, querida amiga.