PASAMOS POR LA PELUQUERÍA.

Así quedaron de guapas, María del Carmen y Raquel.

Contentas regresamos al HOGAR PASTORCITO (Almonte), con la sonrisa que provoca los buenos momentos.