CUMPLIENDO CON LA PLENA INCLUSIÓN.

La Fundación TAU ha decidido apostar por Juana, persona apoyada desde hace muchos años. Estamos orgullosos de poder constatar su avance con los apoyos de la Fundación. Ella reside en un piso que le hemos proporcionado y en dicho período ha demostrado con creces poder vivir autónomamente y saber administrarse para que su economía nunca se desajuste.

Vista su evolución más que positiva, así como sus habilidades sociales, la Fundación ha considerado conveniente incorporarla a su plantilla, en el departamento de mantenimiento de nuestra sede social.

Como dice el refrán “obras son amores y no buenas razones”. La ya descrita evolución de Juana no es fruto de la casualidad. Su esfuerzo y el trabajo de nuestr@s compañer@s del departamento social de TAU lo han hecho posible.

¡Bienvenida, Juani!