Fundación Tutelar TAU

TAMBIÉN LOS MÍOS

MUJERES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL APOYADAS POR LAS FUNDACIONES TUTELARES EXIGEN HERRAMIENTAS PARA DETECTAR SITUACIONES DE VIOLENCIA DE GÉNERO

Hoy es el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Las mujeres con discapacidad intelectual o del desarrollo apoyadas por la red de entidades de la Asociación Española de Fundaciones Tutelares (AEFT), a la que pertenece la Fundación Tutelar Tau, y portavoces de esta organización estatal, entre las que está Cinta Vázquez, que cuenta con el apoyo de nuestra entidad, han querido denunciar en un vídeo la situación de violencia de género que han vivido una de cada dos mujeres en España y que, según datos de la Macroencuesta de Violencia contra la Mujer 2019, publicada por el Ministerio de Igualdad durante este año, sufren en mayor proporción aquellas mujeres con discapacidad acreditada.

Además, desde la AEFT alertan que, en el caso de las mujeres con discapacidad intelectual o del desarrollo, estas no siempre identifican estas situaciones de violencia. Pese a eso, se detectaba en su Estudio de Tutela (2015-2019) que una de cada cien mujeres apoyadas por la red de entidades ha sido víctima de violencia de género, dato que parece haber aumentado en este último año, según el informe sobre las medidas de acción para la igualdad de género de la AEFT, “lo que puede indicar tanto un aumento de casos, como una mayor atención al problema y una mayor concienciación de profesionales y mujeres apoyadas sobre la importancia de reportar esta información”, explican desde la organización.

Desde la Fundación Tutelar Tau,  y con el hashtag #TambiénLosMíos,  exigimos herramientas que ayuden a detectar estas situaciones por parte de los profesionales, ya que “cabe resaltar que la cifra de mujeres con discapacidad que han sido víctimas de violencia de género puede ser aún más elevado, debido a la escasez de denuncias, asociadas al miedo a denunciar, a la falta de apoyos para hacerlo y a la falta de formación para reconocer el delito, entre otras”, tal como explican desde la propia AEFT.