Fundación Tutelar TAU

PROTEGIENDO EL PATRIMONIO DE NUESTROS TUTELADOS

Muchos de nuestros lectores pensarán que representar a una persona con discapacidad consiste en el mero trámite de informar al Ministerio Fiscal de cómo se administra su patrimonio o de hacer referencia a incidencias que no demuestran un acompañamiento a todas su demandas sociales y afectivas.

Desde la Fundación Tutelar TAU trabajamos en un inmenso abanico de intervenciones, que van desde cuidar la buena imagen de nuestros tutelados, así como su salud, bienestar, referencia afectiva y velar por el pequeño o gran patrimonio que poseen. Dichos bienes son fruto del gran esfuerzo y sacrificio que realizaron sus padres para que sus hijos/as tuviesen un pequeño legado económico. Este es el caso de nuestra tutelada Fuensanta Gómez González, una joven vecina del bonito pueblo de la Roda (Sevilla), que ha superado muchas limitaciones gracias al apoyo permanente de nuestros profesionales, de la implicación de los vecinos y del Ayuntamiento de la localidad, lo que la ha llevado a no necesitar ser internada en un centro residencial. Hoy en día, es una mujer feliz y lleva una vida totalmente normalizada junto a Juan, su compañero de vida.

La madre de Fuensanta le dejó en herencia un hermoso patrimonio que consiste en 8 hectáreas de olivar, en ellas se encuentran unos olivos que pueden presumir de una calidad sobresaliente, son capaces de producir una gran cantidad de aceitunas.Actualmente, hemos conseguido que una empresa agrícola de máxima fiabilidad se hiciera cargo del alquiler.

Tal y como se puede apreciar en la imagen, Teresa Pérez Calzado aparece junto a nuestra tutelada, Fuensanta Gómez González, firmando el convenio pertinente, lo que convierte a Teresa en la nueva arrendataria. También, estuvo acompañada por nuestra directora Inma Palma. Os dejamos algunas fotografías de tan maravillosos olivos.