NUESTRO ADIÓS A CATY

Noticias

Catalina Pérez Falcón, Caty para todos aquellos que la conocíamos, fue de las primeras personas que formaron de esta gran familia de TAU, allá por el año 1995. En aquel momento, a pesar de contar con un soporte familiar estable, era necesario constituir una protección jurídica y afectiva sobre una mujer que, a todos y cada uno de los profesionales que la rodeaban, respondían con elevadas dosis de afecto y agradecimiento. Los vínculos mantenidos con ella poco han tenido que ver con una relación profesional; para ella los compañeros de la Fundación eran parte de su familia y así nos lo hacía saber en cada una de las visitas, entrevistas y momentos compartidos con Caty. Se nos ha marchado demasiado pronto y, quizás por eso, siempre la tendremos en nuestro recuerdo.

Descansa en paz Caty.