Fundación Tutelar TAU

EMOCIONADOS POR EL GRAN DÍA VIVIDO HOY

Raquel Pozo, persona usuaria de Paz y Bien, ha hecho historia hoy en el ámbito de la discapacidad y en el de su propia vida. Esta joven sevillana ha sido de las primeras mujeres en el territorio nacional que se acoge a su derecho a recibir, de manera voluntaria, refuerzos en su día a día. La entrada en vigor, el pasado 3 de septiembre, de la normativa que reforma la legislación civil para el apoyo a personas con discapacidad, así se lo permite ahora.

La Fundación Tutelar TAU será la que preste estos apoyos conforme a la reciente ley y así lo ha formalizado hoy ante un notario de Sevilla, siendo el primer caso entre las fundaciones tutelares de España. Tras esta rúbrica hay un trabajo conjunto de meses de valoración social y jurídica llevado a cabo entre la fundación, la Asociación Paz y Bien, y la propia protagonista, quien ha tomado parte activa en todo el proceso. Parte de ese trabajo con ella se ha basado en que conozca cada uno de los pasos que se están dando, de este modo en cada momento sabrá el motivo de por qué se actúa de una manera u otra. Las áreas en las que se apoyará a Raquel se han definido tras un proceso conjunto en el que ha participado, además de ella, su familia, el programa VIDA INDEPENDIENTE de la Asociación Paz y Bien y el departamento jurídico de la Fundación Tutelar TAU, para el establecimiento de una medida totalmente innovadora, acorde con lo establecido en el artículo 12 de la Convención de la ONU (así como en la nueva ley) y, exclusivamente, dando respuesta a las expectativas y deseos de la joven. La provisión de estos apoyos consideramos que cumple no sólo con el espíritu de la nueva ley, sino que, complementariamente, por lo defendido desde principios de los años noventa por la Asociación Paz y Bien: la prestación de servicios de atención directa debe separarse de aspectos relacionados con la capacidad jurídica y toma de decisiones de la persona con discapacidad.

Esta ley para la promoción de la autonomía personal de las personas con discapacidad supone un gran avance, puesto que desaparecen los tutores para dejar paso a una figura de apoyo, por lo que la personas con discapacidad puede tomar las riendas de su vida. Con esta reforma se da un paso decisivo en la adecuación del ordenamiento jurídico a la ‘Convención internacional sobre los derechos de las personas con discapacidad’, hecha en Nueva York el 13 de diciembre de 2006, que proclama que las personas con discapacidad tienen capacidad jurídica en igualdad de condiciones con las demás en todos los aspectos de la vida, y obliga a los Estados a adoptar las medidas para proporcionarles acceso al apoyo que puedan necesitar en el ejercicio de su capacidad jurídica. El propósito de la convención es promover, proteger y asegurar el goce pleno y en condiciones de igualdad de todos los derechos humanos y libertades fundamentales por todas las personas con discapacidad, así como promover el respeto de su dignidad inherente.

Muchísimas felicidades Raquel!!!! Te lo mereces!