Fundación Tutelar TAU

CERCANÍA PESE A LA DISTANCIA

Si ya es complicado hacer una visita en una residencia con todo lo que está pasando, más aun es ver a tus familiares que también viven en residencias, con todos los protocolos y cautelas que hay que tener. Es el caso de esta familia. Ellos son Esperanza Silva (R.A. José Valverde Linares, de Paz y Bien, en Santiponce), su hijo Eduardo (R.A. Vitalia San José de la Rinconada) y su hermana Consuelo (R.G.A. Mater Et Magistra, San Juan de Aznalfarache).

Ellos solían verse varias veces al mes antes de la pandemia, pero, desde que llegó la crisis sanitaria en marzo de 2020, y por cumplir escrupulosamente las medidas de protección frente a la COVID-19, han sido poquísimas las visitas que han podido tener. Estas navidades se dieron las circunstancias para poder realizar un nuevo y esperado encuentro; aunque no hayamos podido irnos a almorzar como hacíamos antes. Irene, su referente, apoyó a Esperanza en el transporte y en los protocolos para acudir primero a ver a su hijo Edu y luego ir a ver a su hermana Consuelo. La obligada distancia física no evitó la cercanía emocional.